Bigote Verde Fotografía

Reportajes de boda en Alicante y Murcia

Habéis trabajado mucho para que vuestra boda sea perfecta y queremos dejar constancia de ello, de sus historias y emociones. Así cuando volváis a ver vuestras fotos de boda, reviváis todos esos recuerdos que hicieron de ese día algo único en vuestras vidas. Por eso es tan importante vuestras fotografías de ese día, con momentos irrepetibles, donde nuestro trabajo cobra todo su sentido.

Lo primordial en vuestra boda no es lo material, son esos sentimientos, emociones y momentos que cuentan vuestra historia. De nosotros depende contar esa historia con nuestro trabajo.

Fotografo de bodas en murcia

Fotógrafo de Bodas en Murcia

Descubra el encanto de los reportajes fotográficos de boda de Bigote Verde. No sólo ofrecemos fotografías, sino que capturamos momentos únicos que permanecerán en el tiempo.

Nuestros servicios de preboda, boda y postboda son más que simples fotografías. Nos encargamos de destacar la emoción, el amor y la alegría presentes en cada uno de estos momentos especiales. Las sonrisas tiernas, las lágrimas de felicidad, los brindis emotivos; todo queda inmortalizado en imágenes de alta calidad.

Testimonios

Preguntas Frecuentes

Bigote Verde Fotografía tiene su hogar en la hermosa región de Murcia. Sin embargo, por nuestro compromiso con nuestros clientes y la fotografía, no dejaremos que la geografía se interponga en la captura de momentos especiales.

A lo largo de nuestra trayectoria, nos hemos definido por nuestro profundo compromiso con nuestros clientes y por nuestro amor por la fotografía. Esta pasión por lo que hacemos nos empuja a estar dispuestos a desplazarnos más allá de nuestra base de operaciones, siempre que la propuesta sea lo suficientemente interesante y desafiante.

Si vuestro sueño es tener un reportaje de bodas en una playa paradisíaca, en una majestuosa montaña, en una ciudad histórica o en cualquier otro escenario fuera de Murcia, estamos dispuestos a seguir vuestra aventura. Nuestra misión es capturar esos momentos únicos y mágicos, sin importar dónde ocurran.

Entendemos que cada lugar tiene su propio encanto y carácter, y sabemos cómo trabajar con diferentes entornos para crear imágenes impresionantes. Así que no permitiremos que las barreras geográficas se interpongan en nuestro objetivo de capturar vuestros momentos más especiales y significativos.

Además, estamos preparados para adaptarnos a las necesidades logísticas que conlleva este tipo de desplazamientos y para coordinar de manera eficiente todos los detalles necesarios. De esta manera, podemos garantizar que todo transcurrirá sin problemas y que vosotros podréis concentraros en disfrutar de vuestro gran día, mientras nosotros nos ocupamos de inmortalizarlo.

Así que, independientemente de dónde decidáis celebrar vuestro día especial, podéis contar con Bigote Verde Fotografía para estar allí, cámaras en mano, listos para capturar cada risa, cada lágrima de felicidad y cada gesto de amor.

Bigote Verde Fotografía se dedica con pasión y compromiso a la captura de momentos inolvidables e impregnados de emoción. Nos hemos especializado en el maravilloso mundo de la fotografía de bodas, donde cada instantánea tiene la posibilidad de revelar historias llenas de amor, alegría y autenticidad.

Nuestro servicio es completo e integral, cubriendo todas las etapas de esta maravillosa aventura nupcial. Comenzamos con la preboda, una sesión más relajada y casual que nos permite conocer a la pareja, su estilo, sus preferencias y los lugares que tienen un significado especial para ellos. Esta es una excelente oportunidad para romper el hielo, para que os sintáis cómodos frente a la cámara y para nosotros de capturar vuestra complicidad y amor en un ambiente más íntimo y personal.

Luego llega el día de la boda, donde nuestro objetivo es capturar cada detalle, cada sonrisa, cada lágrima de felicidad y cada mirada llena de amor. Desde los preparativos hasta la ceremonia, desde el intercambio de votos hasta el primer baile, nos esforzamos por inmortalizar esos momentos que conforman la esencia de vuestro día. Buscamos la espontaneidad y la naturalidad, creando imágenes que reflejen la atmósfera y las emociones vividas.

Finalmente, proporcionamos también la sesión de postboda. Esta es la oportunidad de revivir la magia de la boda sin las presiones del gran día. Nos permite experimentar con lugares y momentos del día que quizás no fueron posibles durante la boda, y capturar imágenes increíbles y creativas con vosotros vestidos de novios una vez más.

En Bigote Verde Fotografía, creemos firmemente que cada uno de estos momentos constituye un capítulo esencial en la narración de vuestra historia de amor. Cada imagen es un testimonio de vuestro camino juntos, y nosotros nos dedicamos a capturarlas con sensibilidad, arte y pasión. Nuestra misión es proporcionaros un recuerdo tangible que podáis disfrutar una y otra vez, reviviendo todas las emociones y momentos compartidos en ese día tan especial.

La preboda es una sesión fotográfica que se realiza algunas fechas previas al día de vuestra boda. Más allá de ser una oportunidad para obtener hermosas fotografías en un ambiente más relajado y casual, su principal objetivo radica en facilitar el conocimiento mutuo entre nosotros como fotógrafos y vosotros como pareja.

Desde nuestra perspectiva, la preboda es fundamental para comprender vuestras personalidades, gustos y expectativas. Nos permite identificar las poses, los encuadres y los estilos que os resultan más atractivos y con los que os sentís más cómodos. De esta manera, podemos ajustar nuestro enfoque para el día de la boda, garantizando que las fotos capturadas ese día reflejen auténticamente vuestra esencia y amor.

Por otro lado, la preboda también sirve para que vosotros, como futuros esposos, os familiaricéis con la cámara y perdáis cualquier timidez o incomodidad que pueda surgir. Es un escenario ideal para aprender a interactuar con nosotros, a relajarse y a disfrutar de la experiencia de ser fotografiados, lo que sin duda se reflejará en las imágenes del día de la boda.

Las fotos resultantes de la sesión preboda tienen múltiples usos. Algunas parejas optan por utilizarlas para crear libros de firmas personalizados, invitaciones de boda, o incluso decoración para el día de la boda. Sin embargo, estos detalles ya forman parte de otra conversación.

En cuanto al lugar para realizar la sesión de preboda, siempre recomendamos que la pareja elija un sitio que tenga un significado especial para ellos, un lugar que resuene con su historia de amor. Puede ser el lugar donde se conocieron, donde tuvo lugar la propuesta o simplemente un espacio que ambos adoren. Sin embargo, si no tenéis ninguna preferencia específica, podemos proponer diferentes opciones que creemos pueden funcionar bien, en función de factores como la luz, el entorno y las posibilidades de composición.

Una postboda es una sesión fotográfica realizada algo después del día de la boda, donde ambos, como recién casados, volvéis a vestiros con vuestras galas nupciales para tomar fotos adicionales. Aunque pueda parecer una repetición, en realidad la postboda ofrece una serie de ventajas y oportunidades únicas que pueden enriquecer significativamente vuestro álbum de bodas.

En primer lugar, una de las ventajas más destacadas de la postboda es el factor tiempo. En el día de vuestra boda, es probable que estéis abrumados con una multitud de emociones, compromisos y horarios apretados, que a veces no dejan mucho espacio para una sesión de fotos tranquila y relajada. Sin embargo, durante una postboda, podéis disfrutar de una sesión sin prisas, con tiempo suficiente para experimentar, divertirse y conseguir tomas verdaderamente únicas y emotivas.

Además, la postboda ofrece la posibilidad de realizar la sesión en lugares que quizás no habrían sido factibles o prácticos el día de la boda. Podéis escoger un sitio que tenga un significado especial para vosotros, o incluso un lugar impresionante y pintoresco que siempre habéis soñado como fondo para vuestras fotos de boda. Este puede ser un paisaje natural espectacular, un edificio histórico, un destino urbano chic, o cualquier otro lugar que represente vuestro estilo y personalidad como pareja.

Otra ventaja de la postboda es que al haber pasado ya por la experiencia de la boda, probablemente os sentiréis más cómodos y relajados frente a la cámara. Esta comodidad puede resultar en fotografías más naturales y genuinas, donde vuestra felicidad y amor recién casados brillan con intensidad.

En Bigote Verde Fotografía ofrecemos diferentes paquetes de servicios. Entendemos que cada pareja tiene necesidades y presupuestos únicos. Nuestros paquetes son flexibles y están diseñados para adaptarse a estas diferencias, asegurando que cada pareja obtenga el servicio que se merece.

Es esencial para nosotros asegurar que todos los detalles del servicio fotográfico para vuestro día especial estén claros y sean mutuamente acordados. Por eso, insistimos en firmar un contrato para el reportaje de vuestra boda entre nosotros, como fotógrafos profesionales, y ustedes, como pareja, sin excepciones. Este paso no es simplemente una formalidad, sino que representa un compromiso serio y garantiza una transparencia total entre ambas partes.

Este contrato detallará todas las especificidades del servicio que ofrecemos y que habéis contratado. Definirá con precisión el tipo de reportaje que se llevará a cabo, el número de fotos, el estilo, los lugares y los tiempos, entre otros aspectos. Además, las condiciones en las que realizaremos nuestra labor, que ustedes habrán decidido, estarán claramente plasmadas en el documento.

Por supuesto, este contrato reflejará también nuestro compromiso total con ustedes. Nos comprometemos a capturar los momentos más bellos y significativos de la boda, a proporcionar un servicio de calidad y a cumplir con nuestras responsabilidades y obligaciones profesionales de manera puntual y eficiente.

Así mismo, también servirá como garantía para ustedes, estableciendo sus derechos como clientes y asegurando que cualquier imprevisto estará cubierto. Este contrato es una garantía de que recibiréis el servicio contratado tal y como lo hemos acordado, sin sorpresas ni cambios de último minuto.

Reservar una sesión de fotografía con nosotros es un proceso sencillo. Solo debes contactarnos a través de nuestra página web o por teléfono. Posteriormente, programaremos una reunión para conocerte, entender tus necesidades y presupuesto, y así poder ofrecerte un paquete personalizado.

Evidentemente no entregamos todas las fotografías que realizamos durante una boda, ya que hablamos de aproximadamente 10.000 disparos en promedio. Sin embargo, no te preocupes, hacemos una selección cuidadosa para que ningún momento importante quede fuera. El resto de los disparos son necesarios únicamente para capturar a la perfección el momento seleccionado.

En cuanto al número de fotografías, no tenemos un límite máximo establecido. Por lo general, entregamos alrededor de 600 a 700 fotos por boda. No obstante, cada boda es única y el número de fotos puede variar dependiendo de los eventos del día. Queremos asegurarnos de capturar todos los acontecimientos significativos que hacen especial tu día.

Nuestro objetivo es brindarte una experiencia excepcional y capturar cada detalle y emoción de tu boda. Confía en nosotros para crear recuerdos duraderos que reflejen la belleza y la felicidad de ese día tan especial. Estamos aquí para proporcionarte imágenes de calidad y asegurarnos de que tengas la posibilidad de conservar y compartir tus recuerdos de la forma que más te guste.

Esta pregunta es un clásico entre nuestras parejas. Por supuesto que las hacemos. Tanto después de la ceremonia como en las casas de los novios, si así lo queréis. Nosotros no las solemos publicar, pero si, si las hacemos. Es un recuerdo indispensable de ese día.

Las fotografías se entregan en un USB en máxima resolución y sin marcas de agua, para que puedas realizar las copias que desees y en el lugar que prefieras. Queremos que tengas total libertad para imprimir tus fotos favoritas y compartirlas como desees.

Cuando se trata de inmortalizar los momentos de vuestra boda, la última palabra siempre la tenéis vosotros, los protagonistas. En este sentido, la decisión final sobre qué fotos se incluyen y cuáles no en el álbum de bodas es completamente vuestra. Nosotros, como fotógrafos profesionales, ofrecemos nuestra experiencia y nuestra mirada artística para ayudaros, pero siempre respetando vuestra visión y vuestros deseos.

Entendemos que seleccionar las fotos para el álbum puede ser un proceso abrumador y complejo, especialmente considerando que después de un evento como una boda, es posible que os encontréis con más de 600 fotos entre las que elegir. Por ello, para facilitaros esta tarea, lo que hacemos es preparar una pre-maqueta con un diseño preliminar del álbum.

Esta pre-maqueta se basa en nuestra selección de las fotos que, desde nuestro punto de vista profesional, consideramos que mejor reflejan la esencia y los momentos más significativos del día de vuestra boda. En este sentido, nos enfocamos en imágenes que capturan la emoción, la alegría y el amor que se vivió en vuestro día especial.

Una vez que tenéis esta pre-maqueta en vuestras manos, podéis revisarla, estudiarla y hacer todos los cambios que consideréis necesarios hasta conseguir el álbum deseado. Nuestro objetivo es que el álbum final sea un fiel reflejo de vuestras emociones y recuerdos, por lo que estamos dispuestos a hacer todas las modificaciones necesarias para que cada página, cada foto, hable de vosotros y de vuestro amor.

Es vuestro día, vuestra historia de amor y, por tanto, es vuestro álbum. Nosotros estamos aquí para guiaros y asistiros en el proceso, pero siempre respetando vuestras decisiones y vuestra visión. Vuestra felicidad y satisfacción son nuestra máxima prioridad.

El tiempo de entrega de nuestras fotografías es una consideración muy importante en nuestro trabajo. Entendemos la emoción y la anticipación con las que esperáis poder ver y disfrutar de las imágenes que hemos capturado durante vuestra sesión, sea una boda, una preboda, una postboda o cualquier otro tipo de evento.

La duración exacta puede variar dependiendo de distintos factores. Esto incluye el tipo de sesión realizada, ya que no es lo mismo trabajar en un reportaje de una o dos horas que en una boda completa que dura todo el día, y la cantidad total de fotos que hemos tomado. También influyen aspectos como el nivel de edición y postproducción requerido para cada imagen.

A pesar de estas variaciones, nuestro compromiso es entregar siempre dentro de un plazo razonable, y generalmente logramos hacerlo en un período de 4 a 5 semanas a partir de la fecha de la sesión. Durante ese tiempo, nosotros nos dedicamos a seleccionar las mejores fotografías, a editar cada imagen con cuidado para que luzca perfecta y a preparar el paquete final de fotos para su entrega.

Es importante recalcar que nuestro principal objetivo es siempre garantizar la calidad de nuestras fotografías. Queremos asegurarnos de que cada imagen que entregamos cumple con nuestros altos estándares y refleja de la mejor manera posible los momentos y las emociones que se vivieron durante la sesión. Nunca comprometeríamos la calidad de nuestras fotos por entregarlas apresuradamente.

Finalmente, os mantendremos informados durante todo el proceso, para que sepáis en qué etapa estamos y cuándo podéis esperar recibir vuestras fotos. Valoramos la comunicación abierta y la transparencia, y estamos siempre disponibles para responder a cualquier pregunta que podáis tener durante el proceso de entrega.

Si queréis aseguraros de que seamos los fotógrafos de vuestra boda, os recomendamos que no lo dejéis mucho. Por la experiencia vivida la pasada temporada, la gente suele reservar con un año de antelación, aunque también hemos tenido algún caso de parejas que reservaron con casi dos años de antelación. Además dependiendo de la época del año, hay fechas que son más solicitadas que otras. Os recomendamos que si sabéis la fecha de vuestra boda, no demoréis mucho poneros en contacto con nosotros.

Sin duda, cuando decides contratar nuestros servicios, estás optando por nuestro estilo único y distintivo. Nos enorgullece decir que somos los únicos responsables de capturar todas las fotografías en tu evento. Al ser parte de nuestro equipo, tienes la garantía de recibir un trabajo coherente y consistente con nuestra visión artística.

Nuestra pasión por la fotografía se refleja en cada imagen que capturamos. Desde el encuadre hasta la iluminación, nos esforzamos por capturar momentos llenos de emoción y belleza. Trabajamos con meticulosidad para garantizar que cada fotografía transmita la esencia y el estilo que nos define como fotógrafos.

Al ser nosotros los encargados exclusivos de las fotografías, podemos mantener una coherencia y una calidad excepcionales en todo el trabajo final. Esto nos permite ofrecerte un resultado final que refleje nuestra visión artística y cumpla con tus expectativas.

Así que, al contratar nuestros servicios, puedes estar seguro de que recibirás fotografías únicas, auténticas y llenas de nuestra dedicación y profesionalismo. Estamos comprometidos con brindarte un resultado excepcional que capture cada momento especial de tu evento de una manera verdaderamente especial.

Contratar un segundo fotógrafo para el día de tu boda te brinda numerosas ventajas que enriquecerán tanto tu experiencia como el recuerdo que te quedará de este importante evento. La más obvia de estas ventajas es, por supuesto, la conveniencia de poder cubrir dos lugares simultáneamente.

Por un lado, tener un segundo fotógrafo facilita enormemente la logística del día de la boda. Este puede estar en la casa del novio mientras el fotógrafo principal está en la casa de la novia, capturando así los momentos previos a la ceremonia de ambos lados. Esta simultaneidad en las capturas permite retratar la preparación, la anticipación y los distintos sentimientos que emergen antes del «sí, quiero».

Además, la presencia de un segundo fotógrafo puede resultar en una variedad más amplia de imágenes y perspectivas. Mientras el fotógrafo principal se centra en las tomas esenciales, el segundo puede dedicarse a capturar los detalles más pequeños y las interacciones espontáneas que suelen pasarse por alto. Esto se traduce en una galería de fotos más rica y completa, que cuenta la historia de tu día especial desde múltiples ángulos.

Otro aspecto a tener en cuenta es que un segundo fotógrafo puede actuar como un respaldo en caso de un imprevisto con el principal. Esto aporta una mayor seguridad y tranquilidad, sabiendo que cualquier eventualidad estará cubierta.

Además, si la boda es un evento de gran envergadura, con muchos invitados y múltiples lugares a cubrir, tener un segundo fotógrafo se vuelve prácticamente indispensable. Puede dividir el trabajo, asegurándose de que se capturan todos los momentos importantes y se cubren todos los espacios.

Contratar un segundo fotógrafo para el día de tu boda te brinda numerosas ventajas que enriquecerán tanto tu experiencia como el recuerdo que te quedará de este importante evento. La más obvia de estas ventajas es, por supuesto, la conveniencia de poder cubrir dos lugares simultáneamente.

Por un lado, tener un segundo fotógrafo facilita enormemente la logística del día de la boda. Este puede estar en la casa del novio mientras el fotógrafo principal está en la casa de la novia, capturando así los momentos previos a la ceremonia de ambos lados. Esta simultaneidad en las capturas permite retratar la preparación, la anticipación y los distintos sentimientos que emergen antes del «sí, quiero».

Además, la presencia de un segundo fotógrafo puede resultar en una variedad más amplia de imágenes y perspectivas. Mientras el fotógrafo principal se centra en las tomas esenciales, el segundo puede dedicarse a capturar los detalles más pequeños y las interacciones espontáneas que suelen pasarse por alto. Esto se traduce en una galería de fotos más rica y completa, que cuenta la historia de tu día especial desde múltiples ángulos.

Otro aspecto a tener en cuenta es que un segundo fotógrafo puede actuar como un respaldo en caso de un imprevisto con el principal. Esto aporta una mayor seguridad y tranquilidad, sabiendo que cualquier eventualidad estará cubierta.

Además, si la boda es un evento de gran envergadura, con muchos invitados y múltiples lugares a cubrir, tener un segundo fotógrafo se vuelve prácticamente indispensable. Puede dividir el trabajo, asegurándose de que se capturan todos los momentos importantes y se cubren todos los espacios.