001-18-_LZB8916
002-10-_LZB0860
003-26-_LZB9021
004-24-_LZC8108
005-29-_LZB9041
006-44-_LZC8132
007-47-_LZC7916
008-83-_LZC8418
009-46-_LZB9310
010-29-_LZB0972
011-3-_LZC8504
012-48-_G5_3203
013-114-_G5_3348
014-109-_LZC8579
015-167-_LZB1683
016-192-_LZB1784
017-217-_LZC8691
018-12-_LZC8898
019-9-_LZB1906
020-83-_G5_3848
021-163-_LZC9201
022-34-_LZB2084
023-63-_LZB2164
024-103-_G5_3952
025-118-_G5_4033
026-131-_G5_4084
027-234-_LZC9563
028-84-_LZB2692

Nuestro trabajo nos permite vivir una boda de forma diferente a la del resto de invitados, nuestra proximidad a todo lo que acontece durante ese día te permite ser testigo de los nervios, preocupaciones y alegrías de los novios.

En esta ocasión se añadía la circunstancia de tratarse de la boda de nuestro compañero. Lógicamente no podría ser una boda más.

No fue una boda más. Ni por quien eran los novios ni por como se desarrolló la propia boda.

Jorge decidió que hiciéramos el reportaje de sus preparativos una semana antes, con lo que pudimos dedicarle más tiempo que de costumbre a este momento, haciéndolo además en un lugar con encanto. Y por otro lado el día de la boda pudimos centrarnos en la novia.

Lara, que es maquilladora, nos regaló la imagen de una novia maquillándose así misma y a su madre. Sin duda una escena muy particular.

El día se nos pasó volando, con una emotiva ceremonia civil y posterior banquete en finca villa vera. Una boda que sin duda recordaremos con especial cariño.

Ceremonia y Celebración: Finca Villa Vera