Podríamos resumirlo diciendo que consiste en vestirse otra vez de novios después de la boda e irnos a hacer una sesión de fotos. Es una forma de hacer fotos vestidos de novios pero sin las prisas del día de vuestra boda, además está la posibilidad de buscar algún enclave al que por motivos de operatividad sea imposible acudir en el mismo día de la boda.