Hay parejas que nos consultan posibles sitios para su postboda y les damos recomendaciones y luego están los que tienen claro lo que quieren. Este fue el caso de Maria y Javi, enamorados de los vinos, los viñedos y todo su proceso. Así que no se les ocurrió mejor manera de aprovechar su pasión que haciendo la post boda en una bodega.

En este caso, contamos con la colaboración de los magníficos viñedos e instalaciones del Celler del Roure que aprovechamos hasta el último rincón. Una post boda diferente y sobre todo muy fresquita gracias a las bodegas.

Esperamos que os guste.