Las prebodas siempre resultan difíciles por que es el primer contacto que se tiene con la pareja de novios y muchos nunca se han hecho ningún tipo de reportaje profesional antes. Lo mas importante es comenzar a conocer a la pareja y llegar a conectar con ellos, que se sientan a gusto y que confíen en tí.

Vanessa y Chema tenían muy claro dónde hacer sus fotos de preboda; Chema nacido en Archivel, conocía un cortijo abandonado que me nombró como localización y nada mas quedar el día de la preboda decidimos acercarnos a ver que tal estaba. Sobra decir que tuvimos suficiente con el cortijo y es que daba igual dónde les colocara realmente, por que su actitud deshinibida y sus ganas de pasárselo bien hacían que el trabajo saliera solo.